sábado, 29 de julio de 2017

ARNAULD CAMINA!

Artículo traducido de la revista "Regina Apostulorum", de las Hnas. Misioneras nsa de Italia, 2-2017
https://issuu.com/nsaitalia.org/docs/ra_2_2017


Ésta es la historia de Arnauld, un niño de ocho años, dulce, cariñoso, pero bastante picarón.
Apenas nació fue trasladado del Centro San Camilo de Bouaké (para enfermos mentales),  al Centro de Nuestra Señora de la Fuente.
Al principio todo parecía normal, pero al sexto mes, se pudieron apreciar algunas anomalías y un cierto retardo en el desarrollo general del niño.
En efecto, el niño sufría de un grave déficit cerebral. A los dos años, no hablaba, no caminaba, siempre estaba sentado o acostado en el suelo, pero a su manera, interactuaba con los otros.

Fue llevado a una primera visita al Centro especializado de Bonoua (en el sur de Costa de Marfil), y entonces comenzó un largo tratamiento de rehabilitación. Los meses pasaban y Arnauld lograba muy poca mejoría, así que regresó a Bouaké.

Años más tarde, se abrió un centro de rehabilitación en Bouaké, por lo que se hicieron los trámites necesarios para que Arnauld comience un nuevo ciclo de tratamiento.

Yo lo llevaba cada mañana. Pero eran tantos los niños que llegaban para la rehabilitación y tan poco el personal especializado, que pasábamos toda la mañana esperando para sólo tener apenas unos veinte minutos de tratamiento.

Poco a poco, entre el tratamiento que recibía en el hospital y los ejercicios motores que le hacíamos repetir en casa, sus músculos fueron ganando fuerza, y casi podía levantarse por sí mismo, pero desgraciadamente tenía mucho miedo y se dejaba caer.

El médico especializado del Centro de Bonoua, visitaba dos veces por año el Centro de Bouaké, para conocer los nuevos casos y controlar los que ya estaban en tratamiento.
Cada vez que controlaba a Arnauld, no notaba progresos, salvo en las primeras sesiones; sacudiendo la cabeza tras la derrota, el médico continuaba prescribiendo nuevas sesiones.

Durante cuatro años, llevamos a Arnauld al hospital, hasta que la novena vez que el médico lo controló sin ver progresos, dio la orden de detener la rehabilitación.
Estábamos resignados.

El niño, a pesar de no hablar, era y es muy vivaz, a veces, demasiado, y siempre muy alegre; a su manera, participa de la vida del Centro y está bien integrado en el grupo de los niños y niñas.

Hace unos meses, mientras estaba de vacaciones en Italia, recibí una llamada telefónica de Denise, la responsable del Centro, que llena de alegría me decía que Arnauld se había puesto de pié por sí mismo y había comenzado a caminar!
No podía creer lo que estaba escuchando!! Pero cuando regresé a Costa de Marfil, pude comprobarlo por mí misma: Arnauld camina!!

Todo el personal médico del hospital estaba muy contento y asombrado de ver al niño de pié y caminando solo!

                          Claudia Pontel, misionera laica de la diócesis de Gorizia.


DENISE, TESTIGO DEL AMOR

Artículo traducido de la revista de las Hnas. nsa de Italia, Regina Apostolorum 2-2017
https://issuu.com/nsaitalia.org/docs/ra_2_2017

 A lo largo de mi experiencia misionera he tenido la gracia de conocer muchas personas hermosas, tanto mujeres como hombres, que se abandonan al amor misericordioso de Dios Padre, dejándose transformar por El y son sus portadores. 
Éstas personas han recibido una fuerza extraordinaria que las lleva a optar por una forma de vida radical, y abren no sólo sus corazones, sino también sus propias casas ofreciéndolos a quienes más lo necesitan.
Es el caso de Denise, la responsable del "Centro de Nuestra Señora de la Fuente", en Bouaké (Costa de Marfil). Ésta mujer, hasta hace 15 años, tenía una vida totalmente distinta.
La familia de Denise, es originaria de Burkina Faso, pero ella nació y creció en una ciudad del Este de Costa de Marfil; en su juventud, se mudó a la ciudad de Bouaké.
De profesión docente de nivel primario, ella llevaba una vida tranquila, disfrutando de su linda casa y de los pequeños grandes placeres de la vida cotidiana.
Había sido bautizada cuando era pequeña, pero no practicaba su fé de cristiana católica.
Un día, caminando por la ciudad, se paró frente a la catedral y se sintió atraída por éste edificio, pero no entró. Los días siguientes, se paraba frente a la catedral y sentía que ésta atracción era cada vez más fuerte. Hasta que un día se atrevió a entrar... Fue el inicio de una nueva vida.
Ese día se encontró con el amor misericordioso de Dios que de a poco cambió su vida y también sus intereses: ya no buscaba las telas y las joyas caras, sino que buscaba a los enfermos de la comunidad, para visitarlos y llevarles un poco del amor de Dios que ella, ahora conocía. 

MUCHO AMOR PARA COMPARTIR
En sus tiempos libres, Denise visitaba a las personas con perturbaciones mentales que están en el Centro San Camilo, pero ignoraba que ese camino que había iniciado, la llevaría mucho más lejos.

Un día, mientras estaba de visita en dicho Centro, se le acercó una niña, hija de una de las enfermas, y le pidió que la lleve con ella. Denise quedó sorprendida pero por supuesto, no aceptó. 
Cada vez que ella volvía al Centro, la niña le volvía a pedir que la lleve a vivir en su casa. Hasta que un día, impulsada por una fuerza interior más fuerte que ella misma, aceptó tomar la responsabilidad del cuidado de la niña, y la llevó a su casa.
Éste primer gesto fue seguido de muchos otros, ya que el cura párroco, le enviaba niños y niñas huérfanos, abandonados o aquellos cuyas madres no podían hacerse cargo de ellos por estar enfermas.

Desde entonces, se entregó en cuerpo y alma a ésta bella misión.
Cientos de niños y niñas han pasado por su casa. La mayoría de ellos, volvieron con sus familias de origen. 

En el año 2002, cuando la violencia azotaba el país, Denise no dudó en arriesgar su propia vida, saliendo a buscar lo necesario para alimentar a los niños. 

En los inicios, no fué simple, porque no recibía ninguna ayuda financiera, pero su coraje y su fe le hacían afirmar que no se trata de una obra suya, sino que es la obra de Alguien más, que es el mismo Dios, y son numerosos los signos concretos que así lo manifiestan.  

Denise conduce éste centro día tras día, con alegría y mucho amor, luchando contra todo tipo de tormenta y huracán, como ella misma dice:
-"Agradezco al Señor Omnipotente por la fuerza que me da cada día para ocuparme de todos éstos niños y niñas. Sin su fuerza, cómo podría yo enfrentar a todas las innumerables necesidades cotidianas?" Cada día es una nueva página en blanco que se abre...

Gracias, Denise por éste magnífico testimonio que das a quienes estamos cerca tuyo, y ahora también, a quienes leerán éste artículo. 
              Claudia Pontel, misionera laica de la diócesis de Gorizia.


lunes, 24 de julio de 2017

OTRA VEZ EN GANA

La Hna. Maura Cranney, nsa de Irlanda, colabora en la formación de las jóvenes Postulantes nsa de Gana. A continuación, algo de su experiencia:      



Llegué a Gana en abril y fui muy bien recibida por las Hnas. Regina Kampo y Magdelene Bonsu, de la comunidad nsa de Acra. Cuando salí del avión estaba lloviendo. Pero mientras pasaba por inmigración y la aduana,  la suave lluvia se transformó en una terrible tormenta. Mientras Magdelene y yo esperábamos que Regina se acercase con el auto, nos asustamos con un estruendoso trueno y relámpago, que estallaron justo, en frente a nosotras!

Luego tuvimos que enfrentarnos con un río que ahora fluía por las calles que las Hermanas habían transitado apenas unas horas antes. Pero la Hna. Regina nos condujo valientemente a casa, sanas y salvas.

Al día siguiente, la Hna. Rose, me buscó para llevarme a Cape Coast, donde me instalé una vez más. Cuando me fui, a fines de febrero, había cuatro Postulantes nsa, y ahora, a mi regreso, encuentro nueve jóvenes. Es porque las Postulantes del segundo año, regresaron de Burkina Faso luego de seis meses de una Inmersión Lingüística (para mejorar y practicar Francés), que comprende tres meses de cursos y tres meses de vida y trabajo en comunidad. Es encantador tener a mi alrededor  a todas éstas jóvenes tan dedicadas,  y comprobar la fuerza de la juventud. El camino que tienen por delante es largo y exigente, acompañémoslas con la oración.

Las cinco Postulantes de segundo año, se preparan para ir al noviciado, mientras que las de primer año continúan aquí hasta octubre, momento en que ellas también partirán a Burkina Faso para su Inmersión Lingüística. Actualmente, ellas tienen clases de Francés como preparación a esa experiencia.  

Estoy aquí para enseñarles algo de costura e introducirlas a la computación y a la contabilidad. Estar con ellas es la parte más satisfactoria de éste servicio que me confiaron,  y realmente, lo disfruto mucho.

Aquí la vida siempre tiene algo para celebrar. El mes de mayo tiene muchos cumpleaños. La Hna. Elisabeth Amoako, encabeza la lista, luego, siguen dos Postulantes, la Hna. Rose Sumah, y otra Postulante. Dios bendiga a cada una de ellas!

También tuvimos la décima Congregación Anual, del Colegio de Educación nsa por el que pasaron unas 364 jóvenes graduadas con el diploma en Educación Básica, con la especialidad en Ciencias y Matemáticas.
Hna. Colombiére, si recuerdas, en nuestro tiempo, esa cantidad de jóvenes que hoy se gradúan, correspondía al total de alumnas inscriptas en toda la escuela!!! Fué realmente reconfortante y alentador escuchar orador tras orador, las alabanzas y agradecimientos a la Dirección y Personal de éste Colegio que creció tanto desde que la Hna. Aquiline plantó la primera semilla hace 90 años! Que Dios sea alabado por la obra realizada a través del trabajo y sudor de tantas magníficas mujeres que, con coraje, respondieron y acogieron su gracia.  

Permítanme mencionar otras dos celebraciones que tuvieron lugar el fin de semana. El viernes, celebramos las Bodas de Plata del Instituto de Formación Continua, que comenzó aquí, en la colina de Brafu Yaw y que ahora funciona cerca de Vroomdorp. La relación con nosotras, Hermanas nsa, es la Hna. Martha Davis que éste año participa del programa, y la Hna. Madeliene Korsah que formaba parte del staff. En efecto, la Hna. Madeliene estaba entre las personas que recibieron un premio especial por su contribución con el trabajo y desarrollo del Instituto.
Madeliene, a través de los años, contribuyó también a la formación de numerosas novicias nsa y continúa influenciando la vida de los niños en Elmina. Que Dios siga bendiciéndola! 

El sábado, tuvimos la misa de funerales por la hermana de la Hna. Georgina Quayson, que falleció a los 44 años, dejando 5 niños y su anciana madre. Se llamaba Magdalene Otteran Quayson. Tanto la madre como dos de las hijas llevan los mismos nombres de dos Hermanas nsa.

Les deseo un soleado verano y buena salud para disfrutarlo! Si pudiese embotellar el calor, de buena gana les enviaría un poco. Todavía no me quejo del cambio de clima. La verdad que la naturaleza, con los pájaros cantando cada día, es una bendición y una verdadera delicia.

Hn. Maura Cranney, nsa


Artículo publicado en el Boletín de las Hnas. nsa de Irlanda, Pentecostés 2017.